Mercado de Chicago

El valor del maíz, materia prima para la industria del etanol, se negoció en alza ayer en la Bolsa de Chicago por el efecto derrame que provocó el fuerte aumento del precio del petróleo (más del 14 por ciento) tras los ataques contra infraestructuras petroleras en Arabia Saudita, que podrían restringir por semanas el procesamiento del combustible fósil en el principal país exportador mundial de crudo.

Al cierre de la rueda, las pizarras del mercado estadounidense reflejaron alzas de US$2,07 y de 1,77 sobre los contratos diciembre y marzo del maíz, cuyos ajustes resultaron de 147,24 y de 151,96 dólares por tonelada.

El acontecimiento externo que pone presión sobre el mercado del petróleo llega justo cuando en los Estados Unidos se debate el aumento de la cuota de uso de biocombustibles en las mezclas con combustibles fósiles durante 2020 y mientras se esperan precisiones respecto del “paquete gigante” de medidas para fomentar la demanda de etanol anunciado semanas atrás vía Twitter por el presidente estadounidense, Donald Trump.

Tanto la valoración del nuevo mandato de uso de biocombustibles (hay tiempo hasta fines de noviembre para determinarlo) como la formulación del “paquete gigante” de Trump se dan al calor de la polémica vigente entre los agricultores y la Casa Blanca por las exenciones que la Agencia de Protección Ambiental otorgó recientemente a 31 refinerías de petróleo, para exceptuarlas de la obligatoriedad de generar la mezcla con etanol y con biodiésel.

Los productores de maíz y de soja estadounidenses advierten que las exenciones son un golpe más al sector, dado que reducen la demanda de las industrias productoras de biocombustibles, en momentos en que la guerra comercial entre Estados Unidos y China limita las exportaciones y mantiene deprimidos los precios de los granos.

En otro orden, ayer, luego del cierre de la rueda en Chicago, el Departamento de Agricultura de EE.UU. confirmó el inicio de la cosecha de maíz 2019/2020 y relevó su progreso sobre el 4% del área apta. Además, el organismo mantuvo en el 55% la proporción de cultivos en estado bueno/excelente, dato que quedó arriba del 54% esperado por los operadores, pero abajo del 68% vigente un año atrás.

Mercado doméstico

En la plaza local los precios del maíz se mantuvieron estables. En efecto, los exportadores volvieron a proponer 130 dólares por tonelada de grano disponible para el Gran Rosario y 135 dólares para Bahía Blanca y para Necochea.

Respecto del maíz de la próxima cosecha, los compradores ofrecieron 138 dólares por el grano para las descargas entre marzo y abril sobre el Gran Rosario y 140 dólares para mayo, sin variantes.

En el Matba Rofex las posiciones diciembre y abril del maíz sumaron US$0,40 y 0,50, mientras que sus ajustes fueron de 138,30 y de 140,50 dólares por tonelada.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires informó que los consumos ofrecieron entre 6600 y 7600 pesos por tonelada de maíz, según calidad, condición, procedencia y forma de pago.

En cuanto a la soja, las ofertas de la demanda se mantuvieron en US$240 por tonelada con entrega inmediata sobre el Gran Rosario y en US$235 por el grano de la próxima cosecha, sin cambios.

Las pizarras del Matba Rofex reflejaron una baja de US$0,10 sobre el contrato noviembre de la soja, que cerró con un ajuste de US$245,70, y una mejora de US$0,60 sobre la posición mayo, que terminó la jornada con un valor de 240,10 dólares.

El trigo disponible se negoció a US$205 en Bahía Blanca, sin cambios; a US$200 en el Gran Rosario, con una baja de US$5, y a US$190 en Necochea, con un alza de US$5.

Por trigo con entrega entre noviembre y diciembre ayer se pagaron de 157 a 160 dólares por tonelada para la zona del Gran Rosario.

Fuente: La Nación – Dante Rofi

IPesasiloSolidagroIPCV