Reportes del USDA

Luego que el organismo elevara el stock final estadounidense de trigo, el cereal completó la séptima rueda bajista consecutiva; quinta caída seguida para la soja y el maíz, cuyas existencias siguen en niveles históricamente altos en los Estados Unidos-.

Sin sorpresas estridentes entre sus cifras, el informe mensual del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) sobre oferta y demanda de granos en el nivel mundial no logró ayer mejorar el escenario de precios para el trigo, la soja y el maíz, que volvieron a cerrar la jornada con saldo negativo en la Bolsa de Chicago.

Lo peor se lo llevó el trigo. "El dato bajista del informe fue la reducción del volumen previsto por el USDA para las exportaciones estadounidenses, de 27,22 a 26,54 millones de toneladas. Esto es consecuencia de la falta de competitividad del cereal estadounidense frente a la abundante oferta exportable de Rusia", explicó la firma corredora Granar SA. Y añadió que producto de esa menor expectativa de ventas externas, el organismo elevó de 25,45 a 26,13 millones las existencias finales, que así quedaron por encima de los 25,53 millones previstos por el mercado.

Con esa noticia, el trigo completó la séptima rueda bajista en las Bolsas estadounidenses. En efecto, la posición marzo del grano fino en Chicago y en Kansas perdió US$ 1,01 y 0,55 tras cerrar con un ajuste de 150,93 y de 151,11 dólares por tonelada, respectivamente.

Pero la noticia sobre las existencias estadounidenses no fue la única bajista, dado que el USDA volvió a elevar el saldo exportable de Rusia, de 33 a 33,50 millones de toneladas. También incrementó las ventas externas de Ucrania, de 16,50 a 17 millones, y las de Canadá, de 21 a 22 millones. Para el país norteamericano el organismo estimó una cosecha de 30 millones de toneladas, por encima de los 27 millones previstos en el reporte de noviembre.

Para la Argentina, el USDA mantuvo sin cambios sus proyecciones sobre la cosecha y sobre el saldo exportable de trigo, en 17,50 y en 11,70 millones de toneladas, respectivamente.

Acerca de Brasil, coincidieron en sendos recortes de la cosecha de trigo el USDA, que la redujo de 4,90 a 4,25 millones, y la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), dependiente del Ministerio de Agricultura brasileño, que la ajustó de 4,57 a 4,30 millones. En cuanto a sus importaciones, el primero las elevó de 7,50 a 8 millones, y el segundo, de 7 a 7,20 millones.

Abundancia de soja

En cuanto a la soja, el USDA mantuvo su estimación sobre la cosecha de los Estados Unidos en un récord histórico de 120,44 millones de toneladas. "El dato destacado fue la reducción de las exportaciones estadounidenses, de 61,24 a 60,56 millones, que contribuyeron a elevar las existencias finales de la oleaginosa hasta los 12,12 millones de toneladas, por encima de los 11,57 millones de noviembre y de los 11,92 millones calculados por los operadores", dijo Granar SA. Y añadió que el volumen actual del stock previsto para el cierre del ciclo 2017/2018 "resulta un 47,80% mayor al dejado por la campaña 2016/2017, de 8,20 millones".

La consecuencia del informe también fue bajista para los precios de la soja, que hoy completaron la quinta rueda negativa consecutiva en la Bolsa de Chicago. Allí, las posiciones enero y mayo perdieron US$ 2,48 y 2,49 tras cerrar con ajustes de 358,53 y de 362,76 dólares por tonelada.

Para la Argentina, el USDA no modificó su estimación sobre la cosecha 2017/2018 de soja y la dejó en 57 millones de toneladas, mientras que el saldo exportable de poroto de soja fue elevado de 8 a 8,50 millones.

El organismo también mantuvo sin variantes la previsión sobre la cosecha de soja de Brasil, en 108 millones de toneladas, y sobre sus exportaciones de poroto, en 65 millones. También ayer, la Conab elevó de 107,54 a 109,18 millones su proyección sobre la cosecha de la oleaginosa brasileña.

Como dato global negativo para el mercado de la soja aparece el crecimiento de las existencias finales, que se aproximan al límite psicológico de los 100 millones. En efecto, ayer el USDA las elevó de 97,90 a 98,32 millones de toneladas, contra los 96,62 millones del ciclo anterior.

Un recorte insuficiente para el maíz

Sin cambios en el volumen de la cosecha estadounidense de maíz, que quedó en 370,29 millones de toneladas, para Granar el dato destacado del nuevo informe del USDA fue la reducción de las existencias finales, de 61,92 a 63,19 millones de toneladas, "producto del crecimiento previsto en el uso de maíz para la industria del etanol, que ahora pasa de 139,07 a 140,34 millones de toneladas". No obstante, la firma advirtió que este ajuste del stock "no implica un cambio de escenario para el cereal, dado que las reservas actuales continúan entre las más abundantes históricas".

Prolongando su estadía en el nivel de precios más bajo del año, el maíz completó ayer la quinta rueda bajista consecutiva en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones diciembre y marzo del cereal perdieron US$ 0,29 y 0,49, al terminar la jornada con ajustes de 132,18 y de 136,90 dólares por tonelada.

El USDA no modificó hoy sus previsiones de cosecha de maíz para Brasil y para la Argentina, que fueron confirmadas en 95 y en 42 millones de toneladas, respectivamente, al igual que sus respectivos saldos exportables, en 34 y en 29 millones.

Pocos cambios en el mercado local

Frente a las bajas externas, los precios de los granos encontraron algo de sostén hoy en la devaluación del peso frente al dólar, que llevó la paridad entre ambas monedas de 17,14 a 17,25, según el tipo de cambio comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

Por tonelada de soja las fábricas volvieron a ofrecer $ 4500 para las terminales del Gran Rosario, un valor que no despertó el entusiasmo de los vendedores, que volvieron a reclamar entre 4600 y 4650 pesos por tonelada. La oleaginosa también se mantuvo estable en Bahía Blanca y en Necochea, donde los interesados propusieron 4400 y 4350 pesos, respectivamente.

La soja de la próxima cosecha, con entrega en mayo, se negoció a US$ 262 dólares por tonelada, con una quita de 3 dólares. En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), las posiciones enero y mayo de la soja resignaron US$ 1,80 y 1, mientras que sus ajustes fueron de 266 y de 266,50 dólares.

Respecto del maíz, los exportadores volvieron a ofrecer $ 2550 por tonelada disponible para Bahía Blanca; $ 2500 para Necochea, y $ 2450 para la zona del Gran Rosario, donde la propuesta podía mejorar hasta los $ 2500 por lotes importantes.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) informó que por maíz seco los consumos pagaron entre 2490 y 2520 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

En el Matba, la posición diciembre del maíz bajó US$ 0,50 y cerró con un ajuste de 149,50 dólares por tonelada, mientras que el contrato abril se mantuvo estable, en 149,50 dólares.

Por último, el trigo se negoció con quitas de $ 50 en Necochea y en la zona del Gran Rosario, donde los exportadores ofrecieron 2850 y 2750 pesos por tonelada, respectivamente, en tanto que para Bahía Blanca la propuesta se mantuvo estable, en 2800 pesos.

La BCBA informó que los molinos pagaron entre 2500 y 3000 pesos por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago.

El trigo para las entregas en enero se negoció a 165 dólares en Bahía Blanca y a 162 dólares en Necochea, con mejoras de 1 y de 2 dólares. Para el Gran Rosario, la oferta fue de 164 dólares, un dólar por debajo del valor vigente ayer.

En el Matba se amplió el pase entre la posición enero, que bajó US$ 0,90 al cerrar con un ajuste de 161,60 dólares, y el contrato julio, que sumó US$ 1,20 tras terminar la jornada con un valor de 176,20 dólares.

Fuente: La Nación – Dante Rofi

IPesasiloSolidagroIPCV