Tiembla la cosecha ante el estres termico

Un complejo escenario hídrico encuadra la campaña 2015/16. Los intensos pulsos de calor secan los perfiles superficiales, mientras que persisten los anegamientos en los sectores bajos del oeste de la región. Las magras precipitaciones y las temperaturas extremas de las últimas dos semanas de enero mantienen en vilo a los cultivos de verano. Los pocos milímetros caídos el domingo 24 refrescaron la región, pero no fueron suficientes. En sectores puntuales de GEA, la soja de primera comienza a mostrar síntomas asociados al estrés termo hídrico.


Las reservas de agua en el suelo están al límite justo en su período crítico de fructificación y formación de semilla por lo que, de no llegar las tan ansiadas lluvias, el potencial de rinde podría verse afectado. Las áreas más comprometidas son el noroeste bonaerense y sureste de Santa Fe, fundamentalmente donde la napa se vuelve inaccesible para la oleaginosa. Las altas temperaturas aceleraron el periodo de llenado en maíces temprano y puede afectar el peso de los granos, por lo que bajan las perspectivas de rindes del cereal.

 

Las condiciones extremas perjudican a la soja Al este de la región núcleo, el marchitamiento del follaje en soja enciende una alarma.

 


El 64% de los cuadros está fructificando y si no aparece una lluvia, hay riesgos de caída de vainas. El 9% de la región se califica en condición regular por la falta de lluvias y los primeros indicios de rindes marcan entre 2 a 6 qq/ha por debajo que la campaña pasada (43 qq/ha).

 


Sin embargo, los mecanismos propios de compensación de la oleaginosa pueden atenuar las pérdidas de rinde, siempre y cuando se cumplan los pronósticos de lluvias a cortísimo plazo. Particularmente, en el noreste bonaerense, como resultado de la falta de agua, comenzaron a aparecer trips; plaga típica de campañas secas.

 


La afectación se nota en el acortamiento de los entrenudos con la consecuencia directa de una baja altura de plantas. Los cuadros de soja de segunda aún no logran pasar la altura del rastrojo y presentan dificultad para alcanzar su índice de área foliar crítico. En contraste, en el oeste de la región, la alta demanda atmosférica fue beneficiosa para contraer los excesos hídricos.

 


Esta vez, la cercanía de las napas está jugando a favor al amortiguar los efectos del golpe de calor. Los pocos milímetros caídos el domingo 24 fueron suficientes para los relieves altos.

 


Caen las expectativas en maíz Las temperaturas por encimas de los 35°C afectan el normal desarrollo del cereal.

 


Sin embargo, la intensidad del impacto dependerá de las condiciones hídricas del perfil y el estadio fenológico. El noreste bonaerense fue esquivado por las lluvias en el periodo crítico del maíz temprano (principios de enero), lo que, combinado con las altas temperaturas, resultó en una pérdida del número de granos, componente fundamental del rendimiento.

 


En esa zona se reportan pérdidas importantes en maíz y los rindes estarían entre 60 y 80 qq/ha. El resto de la región, fue bien provisto de agua en el periodo crítico de floración y actualmente se encuentra en grano pastoso. Si bien las raíces consiguen extraer agua de las capas inferiores del suelo, las temperaturas extremas afectan el normal proceso de llenado de granos. La etapa se acelera y al mismo tiempo se acorta, dando como resultado un grano de menor peso.

 


Con el quemado de las hojas basales, los pronósticos de rindes caen 2 qq/ha respecto a los 100 qq/ha de las semanas previas. 

 


El Niño no cumple con lo prometido.

 


La tendencia de moderadas a escasas precipitaciones de las últimas semanas en GEA continuará la semana entrante. Lejos de abastecer la demanda hídrica, los pronósticos indican lluvias inferiores a los 20 mm y se concentrarían el viernes (29/1).

 


Subzona I

 


“Gran alivio después del cambio de tiempo, se registró 16 mm en toda la región”, comentan los ingenieros de El Trébol. Sin embrago, es necesario que continúen las lluvias en la semana, aunque sean de bajo monto.

 


“La soja presenta marchitamiento en muchos lotes, a pesar de contar con humedad en las capas bajas de suelo” observan los técnicos. Para esta campaña, se mantienen los rindes potenciales de 40 qq/ha en soja de primera, con máximos de 50. El cultivo está fructificando (30% en R3 y 70% en R4), y se están aplicando insecticidas por isoca medidora.

 


La soja segunda está iniciando la floración (R1), con muy buenas condiciones, pero también sufrieron el calor. En tanto, el maíz cuenta con buenas reservas pero fue afectado por las temperaturas extremas. Sin embargo, no se prevén importantes mermas en el rinde debido a que el cultivo ya tenía definido su número de granos en su etapa de grano pastoso. Las estimaciones apuntan a 110 qq/ha, superando el promedio de la campaña pasada. “Probablemente los alquileres retomen los valores anteriores”, estiman.

 


“Con las bajas lluvias en la segunda quincena de enero y las altas temperaturas reinantes, se han producido el ansiado descenso de las napas en la región”, comentan aliviados los ingenieros de Carlos Pellegrini. La mayoría de los caminos son nuevamente transitable y fue retrocediendo el agua en superficie en gran parte de los bajos. Se pudo completar los tratamientos en varios lotes con el paso imposibilitados hasta el momento. La soja de primera presenta el 80% de los cuadros en fructificación (R4) e inicio de llenado de semilla (20%). Las condiciones son muy buenas y se apunta a 45 qq/ha. La de segunda está floreciendo sin problemas.

 


“En cuanto a las malezas, se han escapado en varios lotes el Amaranthus quitensis (yuyo colorado) y el hybridus, sin presencia de palmieri, con marcada resistencia a los herbicidas y tolerancia a los productos específicos” explican los expertos. Agregan que esto generó una señal de alarma y de alta preocupación. “Creemos que servirá de experiencia para tomar conciencia y encarar seriamente los barbechos en tiempo y forma para la próxima campaña”, comentan. Es un año con baja presencia de lepidópteros en soja.

 


“Con la particularidad que en varios lotes, con previo monitoreo y control biológico, no se han hecho ningún tratamiento hasta ahora y se  está observando una caída importante de la población”, remarcan los técnicos. Mientras tanto, los maíces de primera están cumpliendo el ciclo en muy buenas condiciones, con rindes estimados de 110 qq/ha. El 80% llega a la madurez comercial. Mientras que, los pocos cuadros sembrados de segunda, están evolucionando en sus etapas vegetativas sin inconvenientes.

 


Subzona II

 


En Venado Tuerto, si bien persisten los excesos en las zonas bajas, las zonas altas necesitarían una lluvia. “Bajo la napa, pero aún quedan los caminos cortados por el agua” informan los técnicos. En los cuadros no anegados, los técnicos destacan que una lluvia de aproximadamente 30 mm sería muy bien recibida por los cultivos.

 


Las altas temperaturas generaron un estrés térmico en los cuadros de soja que están en fructificación (R4 en su mayoría y algunos en R3). “Aún es muy pronto para predecir un rinde pero los 35 qq/ha se pueden alcanzar” estiman. Por el momento, no hay aplicaciones generalizadas para insectos. La soja de segunda aún no cerró el surco, se encuentra floreciendo y con una altura de 20 cm.

 


La superficie de maíz temprano que no se ha perdido por anegamientos mantiene el potencial de 100 qq/ha. El cultivo esta en grano pastoso en buenas condiciones, pero las altas temperaturas aceleraron la madurez y quemaron las hojas basales rápidamente. El tardío esta en vegetativo con 8 a 10 hojas. Hubo cogollero pero aun no a niveles de requerir un control. “Respecto a los alquileres aún no se habla de precios, creemos que va a depender del rinde que se obtenga” suponen.

 


Subzona III

 


“Amplias zonas del departamento Constitución con serios problemas de sequía” informan preocupados los ingenieros de Cepeda. La soja de primera está siendo afectada por la falta de agua en su periodo crítico de definición de rinde (R5). Un 10% de los cuadros se presentan en regulares condición por esta causa. El rinde estimado se ubica en 32 qq/ha, es 5 puntos menor que la campaña pasada.

 


La de segunda también está siendo afectada y 20% está en condiciones regulares. Los maíces de primera presentan una potencial pérdida de rinde a causa de la sequía y altas temperaturas. Incluso se estiman 80 qq/ha, es decir, 10 qq/ha menos respecto al rinde del año pasado. Se está complicando el proceso de llenado y un 10% se considera en regular estado.

 


El maíz tardío y de segunda, presenta mejores condiciones generales y chances de recuperase ante una lluvia. En la región zona Pergamino, Ferre, Wheelwright se sintió el faltante de lluvia acentuado por las altas temperaturas registradas en la semana. “Hay mucha diferencia entre ambientes, aquellos con más restricciones se ven afectados”, comentan los ingenieros del lugar.

 


“El rendimiento de soja es muy difícil de predecir. Por ahora los cultivos están en buen estado pero con escasa reservas hídricas y pronóstico de poca lluvia en los próximos diez días”, analizan los profesionales. Mientras tanto, suponen que los rendimientos serán inferiores a los del año anterior, al menos en un 10% en maíz temprano y un 15% en soja de primera. Los resultados finalizarían con 100 y 35 quintales respectivamente. La soja de primera concentra sus estadios en fructificación (60%), algunos lotes adelantados están en llenado de semilla (15%) y el resto florece (25%). Un 20% de los cuadros se encuentra afectado por encharcamiento es etapas tempranas, irregularidad en el lote por sequía, enmalezamiento, el resto está en buen estado. “La buena noticia es la baja población de plagas que se observa”, comentan.

 


En los lotes de maíz, las reservas son bastante escasas. “El llenado se acelera por las altas temperaturas y la falta de nitrógeno, hay cultivos con media planta seca en un 10% del área” destacan preocupados. El 70% de los cuadros está en grano pastoso y el resto en grano lechoso. Es baja la severidad de enfermedades, la roya está detenida por las altas temperaturas y tizón por la sequía.

 


Los maíces de siembra tardía tienen buena perspectivas. “Habida cuenta que seguramente las precipitaciones volverán en febrero”, remarcan. Un 10% de los maíces tardíos y de segunda presenta mala implantación, el resto cuenta con buenas a muy buenas condiciones. “En cuanto a alquileres, teniendo en cuenta una soja a 210 U$S/tn y rendimientos de tendencia, la rentabilidad en campo alquilado (a los valores actuales de alquiler) es negativa. No existe el mínimo margen para un incremento, muy por el contrario, el costo creciente en control  de 7 de malezas y necesidades de fertilización debería hacerlos tender a la baja. Pero, hablar de incrementos, genera una profecía autocumplida” concluyen.

 


Baradero está muy complicado por la sequía. “La lluvia del domingo solo registró entre 8 y 12 mm, fue un pequeño alivio para la soja pero no alcanza para revertir la situación”, comentan preocupados lo técnicos. La soja de primera cerró el surco y está comenzando a formar vainas. Tiene posibilidades de recuperarse si llegara a llover porque aún no está en el periodo más crítico del cultivo.

 


La soja de segunda presenta un escaso crecimiento. “No llega a pasar la altura del rastrojo de trigo. Una lluvia la ayudaría a estirarse” señalan. Los insectos que se observan son chinches, barrenados y trips, típica plaga que aparece en campañas secas. El maíz de primera al principio de la campaña apuntaba a un rinde de 100 qq/ha y ahora estima que bajo entre 40 y 50 qq/ha.

 


El periodo crítico lo pasó con déficits hídricos y ahora está transcurriendo el llenado sin agua, por lo tanto, su condición no tiene retorno independientemente si llueve o no. El maíz sembrado de segunda está floreciendo y padece la condición hídrica. En tanto, el maíz tardío, aun en periodo vegetativo presenta 1 m de altura y va a responder muy bien si mejoran las condiciones. “Toda nuestra zona excluida de lluvias, la situación se puso áspera”, comentan preocupados los productores de Arroyo Dulce. Registraron lluvias el 5/1, luego el 15/1entre 2 y 5 mm y otros 2 mm las últimas lluvias 25/1. Un 15% de los sembrados de soja son GM grupos cortos, están en R5 (formación de semilla) y hay importantes recorte de rendimiento potencial. Los grupos IV sembrados temprano representan el 65% del área y están fructificando (R3-R4). El resto, son los sembrados tarde que transitan la floración (R1/R2). El 40% de los cuadros se califica como regular por la escasez de precipitaciones. “Tenemos algo de barrenador y persiste septoria (a pesar que no llovió)”, comentan. La de segunda vegeta en el 80% de los cuadros con buenas condiciones. Habrá que esperar para ver efectos de las temperaturas mayores a 40 °C en los maíces tempranos., “y sin lluvias, combo complicado” agregan. A muchos lotes los afectó en el periodo crítico de floración. El tardío esta vegetando y un 30% estira la panoja.

 


Subzona IV

 


Las reservas de agua se están contrayendo en Facundo Quiroga. “Faltaría una lluvia que restaure las reservas superficiales del suelo”, informan los ingenieros.. Se espera un rinde de 45 qq/ha, 2 puntos por encima que el rinde del año anterior, aunque tiene que llover para mantener el potencial. Los estadios se concentran en plena fructificación (40%) y llenado de semilla (40%), el resto se reparte en R3 y R6. Se están realizando controles para chinches y en el general los sembrados se califican como buenos y muy buenos.

 


La de segunda fue bien implantada, está en estadios vegetativos y ahora espera el agua para mantener su excelente condición. El maíz de primera llega a abastecerse con agua de la napa, pero el suelo en superficie esta seco. Las altas temperaturas aceleraron el desarrollo, loss estadios van de grano lechoso a pastoso, y una mínima porción aún asoma los estigmas. Las estimaciones marcan un suba de 10 qq/ha respecto a la campaña pasada, se apunta a120 qq/ha. El maíz tardío está casi por florecer, con muy buenas condiciones. Aun no tuvo aplicaciones. Para el tema alquileres, los técnicos perciben futuros aumentos.

 


Subzona V

 


En Marcos Juárez, a pesar de los problemas de excesos hídricos, las inusuales temperaturas máximas secaron la capa superficial de los lotes altos. “Creemos que las altísimas temperaturas afectaron en forma negativa a algunos lotes (tanto soja como maíz)”, comentan los técnicos. Se registró 10 mm en el fin de semana pasado y fueron bien recibidos por los cultivos. “De todas formas, la mayoría de los lotes se encuentran en muy buen estado y con perspectivas de rindes importantes”, remarcan. La soja de primera estaría en torno a los 40 qq/ha. Un 35% de los cuadros se encuentran entrando a R5 (formación de semilla), el resto está fructificando. Presenta muy buena condición fisiológica, buenas reservas de humedad, poca presencia de insectos y baja severidad en enfermedades.

 


La de segunda florece en su gran mayoría y con buenas condiciones. El maíz temprano está terminando de llenar sus granos (90% grano pastoso y 10% grano lechosos), con pronósticos de 100 qq/ha y muy buenas condiciones generales. “Aunque las temperaturas de  6 de 7 los últimos días aceleraron el llenado y pudo haber perjudicado en algo el rendimiento” sospechan. En cuanto al maíz de segunda y tardío, se realizaron las refertilizaciones y se encuentran en buen estado. Hubo que tratar algunos lotes por cogollero.

 


La lluvia en Monte Buey llego en un momento óptimo. “En nuestra zona siguen los excesos, aunque estas dos últimas semanas, las altas temperaturas y baja humedad relativa hizo que los suelos se sequen bastante”, explican los ingenieros. Las reservas son adecuadas por el momento. En la zona llovieron aproximadamente 15 mm que ayudaron al cultivo a soportar estas últimas semanas de calor y baja humedad relativa. Las napas siguen altas y amortiguaron los efectos del calor. “Todos los excesos son malos; los cultivos en alguna medida fueron afectados por las altas temperaturas, aunque el efecto va a depender mucho de la disponibilidad de agua con la que contaban en el perfil, el estado fenológico, entre otros factores” explican los expertos.

 


En soja de primera prevén que habrá disparidad en los rindes de acuerdo a lo fertilizado y el control de plagas, etc. Se esperan rindes que van desde los 30 a 40-45 qq/ha en promedio. El 60% de los cuadros está en R4 o plena fructificación. Se están haciendo pulverizaciones para el control de insectos y enfermedades, principalmente para isocas (Rachiplusia, en menor medida Helicoverpa y Spodoptera) y chiches (Edessa). Observan mancha marrón (Septoria glycines ) y bacteriosis.

 


La soja de segunda está floreciendo en muy buenas condiciones. Observan muy buenos a excelentes maíces. Las reservas son adecuadas para el llenado (15% grano lechoso, 85% pastoso). Pero las altas temperaturas aceleraron el proceso. Se han realizado aplicaciones de fungicida en maíces de primera para roya. En tanto, los maíces de segunda/tardío están entre V8 y V10. “Hay casos de daños de cogollera, incluso en materiales resistentes” comentan. Respecto a alquileres, por el momento no se han tomado cartas en el asunto. “Si bien las condiciones para el productor mejoraron los costos en dólares siguen siendo los mismos” concluyen.

 


INDICADORES CLIMÁTICOS

 


Escasas lluvias

 

IPesasiloSolidagroIPCV