Creció la producción maicera en Entre Ríos

19-06-2017, 15:24 - En el ciclo agrícola 2016/17 se cosecharon 1.573.690 toneladas de maíz, cifra que representa un aumento del 44% respecto del ciclo anterior. La producción pudo haber sido mayor pero el clima afectó los rendimientos.


En el ciclo agrícola 2016/17 se cosecharon 1.573.690 toneladas de maíz, cifra que representa un aumento del 44% respecto del ciclo anterior. La producción pudo haber sido mayor pero el clima afectó los rendimientos.



En el ciclo agrícola 2016/17 se observó en la provincia un crecimiento interanual del maíz de primera de 77.300 hectáreas, equivalente a una expansión del 42%, informó la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, a través de su Sistema de Información (Siber), en el informe final de producción de maíz. Del total implantado (261.000 ha), aproximadamente el 9% (22.800 ha) se destinó a la elaboración de silo y cosecha como grano húmedo. Por lo tanto, el área trillada para grano comercial se situó en 238.200 hectáreas.



El rendimiento promedio provincial fue de 6.607 kg/ha, dando como resultado una leve caída del 2% (-156 kg/ha) en relación al año pasado.



La producción del cereal se posicionó en 1.573.690 toneladas, esto implicó un aumento del 44% (478.730 tn).



EL CLIMA. Los técnicos del Siber explicaron los principales factores climáticos en el trimestre noviembre-enero, que tuvieron gran peso en la definición del rinde del cereal ya que abarcaron desde la prefloración al llenado de grano.



La precipitación promedio acumulada del trimestre, precisaron, fue de 370 mm (6% superior a lo normal), ya que el histórico es de aproximadamente 350 mm. Los mayores montos se registraron hacia el sector Oeste, en los departamentos situados sobre la margen del río Paraná, donde hubo acumulados que oscilaron entre 500 y 600 mm versus el Este donde los montos fluctuaron de 300 a 400 mm.



Si bien la precipitación total acumulada de noviembre a enero fue mayor que la esperada, su distribución no resultó homogénea, debido a que se registró una alternancia de períodos lluviosos y pulsos secos.



El promedio provincial de noviembre fue de 93 mm versus el monto normal que es cercano a los 110 mm (disminución del 15%) y donde el primero de noviembre se registró un aporte de 24 mm (26%) y el día 26 tuvo un aporte de 50 mm (54%) con lluvias insignificantes entre ambos extremos.



La lluvia acumulada de diciembre totalizó 150 mm (el valor normal es de 120 mm), por lo tanto hubo un 25% extra, pero hay que recalcar que los primeros 20 días recibieron tan sólo 42 mm.



La precipitación acumulada de enero fue dentro de los valores normales (127 mm), el esperado es de 120 mm, pero el 96% (122 mm) se concentraron en la primera quincena.



EL PERÍODO CRÍTICO. Durante diciembre, donde se concentra habitualmente el período crítico que abarca desde ± 15 días de la floración, hubo cinco días con máximas superiores a 35 ºC.



La faltante hídrica de los primeros 20 días asociada al estrés térmico generó un escenario adverso, lo cual ocasionó una pérdida importante del rendimiento potencial.



La dispar distribución de la precipitación generó un escenario con un fuerte dominio en el territorio de reservas escasas y pulsos secos, fundamentalmente hacia mediados de diciembre, donde el 85% de la superficie cultivada con maíz estuvo sujeta a una situación de déficit hídrico.



Los técnicos del Siber, en este sentido, recordaron que en este período, el cultivo presentaba un requerimiento hídrico del orden de 6 a 7 mm/día.



A nivel provincial, la evapotranspiración potencial del maíz en el trimestre totalizó en promedio 408 mm, por lo que resulta un déficit de 38 mm, debido a que la precipitación promedio fue de 370 mm.



De las 261.000 hectáreas implantadas el 63% (164.430 ha) tuvieron faltante hídrico que abarcó en promedio desde -25 a -175 mm y el 37% restante (96.570 ha) tuvo un plus hídrico que osciló entre 25 a 175 mm.



Cabe destacar que el 52% del área cultivada, que representan 135.720 hectáreas, tuvo un balance hídrico que se posicionó entre un déficit a un superávit de 25 mm.



Los mayores superávit hídricos se produjeron en el Oeste en oposición a lo acontecido en el Este donde dominaron déficits hídricos.



Resiembra en zonas anegadas y afectadas por granizo



El clima, otra vez, fue protagonista en buena parte de la zona agrícola argentina y complica el tramo final de la cosecha a nivel nacional, al punto que la Bolsa de Comercio de Buenos Aires estima que la trilla de maíz podría extenderse varias semanas más, en particular por el retraso en la baja de la humedad de los granos y problemas de logística.



En este marco, la multinacional Monsanto invirtió 100 millones de pesos para que los productores que fueron afectados por inundaciones y/o granizo en esta campaña resiembren su maíz. “La empresa entregó 33 mil bolsas de maíz Dekalb para resembrar unas 42 mil hectáreas a través de su Plan Cultivar, un seguro de resiembra en casos de problemas climáticos”; informó Juan Moreno, gerente de Maíz de Monsanto LAS, quien explicó que “además se implementó un sistema de soporte y acompañamiento al productor con la presencia de asesores en el campo al momento de la resiembra”.



Ante la necesidad de garantizar al productor la máxima seguridad de rinde en todo momento, Dekalb ofrece el Plan Cultivar como una herramienta estratégica para acompañar al productor que deba resembrar sus lotes como consecuencia de las inclemencias climáticas”, agregó Moreno.



En este sentido, Cultivar es un seguro de resiembra único en el mercado, que acompaña a los productores de la región templada, garantizando la resiembra de semillas de maíz Dekalb en casos de eventos como granizo, encharcamientos y/o heladas, y a los de la región norte en casos de granizo, encharcamiento o incendio de rastrojo.



Para acceder a este seguro exclusivo de resiembra, los productores pueden comprar durante tres campañas seguidas maíz Dekalb por facturación directa de Monsanto y/o comprar durante la precampaña, recordaron desde la compañía. Cultivar lleva más de diez años de implementación y del total de clientes maíz Dekalb, al menos la mitad, unos 4.000, son productores Cultivar. “Se trata de productores ‘dekaleros’ que confían en la tecnología Dekalb e innovan buscando tener los mejores insumos al momento de producir porque saben que se traducirá en rendimiento y calidad”, enfatizaron desde Monsanto.



Fuente: El Diario (Entre Ríos)


Eugenia BasualdoEugenia Basualdo - Ondas de Campo

+ Ver mas notas

Lunes 19 de Junio de 2017 | 0 comentarios

Etiquetas: maíz, entre rios

Dejá tu consulta

IPesasiloSolidagroIPCV